mantenimiento de una página web

Ventajas de disponer de un servicio de mantenimiento de tu web

A la hora de contratarme para realizar una página web, muy pocos abordan la cuestión de su mantenimiento. Quizás piensen que, tras entregar el trabajo por el que han pagado, ya no hay nada más que hacer. No será la primera vez que me han llamado para preguntarme por qué les aparece un mensaje de error o si se podría actualizar algún contenido.

Mi propósito en este artículo es explicarte cuáles son las ventajas de contratar un servicio de mantenimiento. Te diré que tendrías que considerarlo como un seguro de vida. ¡Ojalá nunca tengas que usarlo!. Pero, llegado el caso, es mejor no echarlo en falta. Si tu página web es la tarjeta de presentación de tu empresa o, directamente, tu canal de ventas, es aconsejable que no se produzca ningún fallo que pueda afectar tu reputación.

El objetivo de un servicio de mantenimiento no es otro que evitar cualquier riesgo para a tu web y realizar todo el trabajo que sea necesario a fin de que los contenidos siempre estén actualizados. Piensa que cualquier inconveniente se traducirá en que no retengas a los clientes y, por consiguiente, pierdas oportunidades de venta.

Fijate todo el trabajo que hay que hacer semanalmente:

  • realizar una revisión general para comprobar que todas las páginas se cargan correctamente
  • con rapidez y sin ningún error
  • reparar los links que estén rotos y no te dirijan a ninguna parte
  • actualizar el contenido que esté caduco
  • revisar que el contenido se visualize correctamente en cualquier dispositivo
  • publica al menos de uno a tres artículos por semana
  • borrar los comentarios que puedan ser catalogados como spam.

Sería conveniente que, una vez al mes, se realicen los siguientes trabajos:

  • actualiza los plugin y las nuevas versiones del CMS.
  • comprueba que los formularios funcionen correctamente.
  • revisar que el tiempo de carga no exceda de los 3 segundos
  • comprobar que las nuevas páginas se visualizan correctamente y son responsive

Una vez cada tres meses habrá que comprobar

  • comprobar que los contenidos nuevos son coherentes con los que ya existían
  • comprobar que los vídeos y fotografías estén actualizados
  • eliminar plugin y funcionalidades que no se utilicen y que afectan al desempeño de la web
  • limpiar la base de datos de elementos innecesarios

Por último, una vez al año habrá que gestionar:

  • renovación de la propiedad del hosting y dominio
  • actualización de la información legal
  • valoración si es necesario rediseñar alguna sección de la web para mantenerla actualizada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *